Una nueva derrota

Racing perdió 3-1 frente a Atlético de Tucuman, pero a diferencia de las otras derrotas, el equipo tuvo una reacción diferente y de no mediar la pésima actuación del árbitro, hubiera llegado como mínimo al empate.
Los primeros 20 fueron de terror, donde el equipo local hizo los tres goles, y a partir de ahí, fue cuando Racing trató de reaccionar, cosa que logró desde el juego y no pudo refelejar en el marcador.
De cara al futuro es rescatable esa reacción, que deja esperanzas, ára el partido frente a Libertad.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios